Cualquier perro puede vivir en un piso si cubrimos sus necesidades ¡Te lo contamos!

Estamos acostumbrados a oír que un perro no puede vivir en un piso ¡Pero esto para nada es así! Nuestros perros tienen las mismas necesidades vivamos en un piso de 60 metros o en una casa con jardín y, con ellas cubiertas, será un perro equilibrado y feliz.

Necesidades básicas de nuestros perros para una convivencia tranquila en casa

Los perros son maravillosos compañeros y fieles amigos. Sin embargo, también pueden causar estragos en un piso. Son curiosos, y traviesos por naturaleza, y todo lo ven como un potencial juguete.

Para asegurarte de que el nuevo miembro de la familia sólo te va a traer alegrías, sería prudente que conozcas todo lo que necesita un perro para vivir en un piso. De esta manera, no sólo protegerás tus objetos más valiosos, sino que también mantendrás a tu peludo a salvo y seguro.

Si tienes en cuenta todos estos consejos, tú y tu perro podréis vivir felizmente en un piso.

Ejercicio

No es indispensable que el perro tenga que vivir en una casa con jardín para que haga ejercicio, pero sí son importantes las salidas regulares para que pueda quemar su energía. Hay parques para perros en casi cualquier ciudad, y un parque resulta más divertido que un simple jardín o terraza, ya que habrá un montón de perros para que pueda jugar, y así gastar más energía.

Tampoco hay que olvidar los largos paseos. Si estás en un área urbana, los paseos por la ciudad significan un montón de olores interesantes, así como gente a la que saludar. Y si vives cerca de un sendero, ponte las zapatillas y disfruta con tu peludo de la naturaleza y de hacer ejercicio.

El ejercicio regular agotará la energía de tu perro para que al volver a casa esté mucho más relajado, y no ladre o muerda tus cosas.

Un sitio propio

Aunque vivas en un piso pequeño, querrás que tu perro tenga un espacio acogedor sólo para él (una cama para perros, una caseta, una esquina, un sitio debajo de una mesa, o incluso un armario), en el que se sienta seguro y cómodo. También tiene que tener sus propios juguetes para que no te muerda tus cosas.

Para que la convivencia sea un éxito, lo mejor es establecer una rutina. Los perros son inteligentes, y la mayoría pueden adaptarse fácilmente al estilo de vida de un piso. Todo será más fácil si se establecen y se respetan las horas de comida, ejercicio, descanso y juegos.

Protección

Los perros, y sobre todo los cachorros, son especialistas en meterse en problemas, incluso dentro de casa. Su curiosidad los lleva a olfatear, masticar y meterse en cualquier sitio, ya que desde su punto de vista, todo es un juguete masticable.

Por eso hay que hacer todo lo posible por protegerlos y evitar que sufran cualquier daño, como mantener las puertas y las ventanas cerradas para que no se escapen, poner los objetos punzantes fuera de su alcance, quitar de su vista y proteger cables o cordones, o utilizar protección en los enchufes para que no los chupen.

En definitiva, hay que mantener cualquier cosa que no quieras que sea masticada fuera de su alcance. Guarda con seguridad detergentes y otros limpiadores, así como medicamentos o insecticidas, en un armario cerrado o en una estantería alta.

Los cubos de basura pueden tener artículos peligrosos para su consumo, así que considera la posibilidad de adquirir uno que permanezca cerrado incluso cuando se vuelca.

Muchas plantas, como la aloe vera, la hortensia o el lirio, pueden ser dañinas para los perros, así que hay que estar seguro de que las plantas que hay en casa no son perjudiciales para él.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *