RASCADOR

Amor y odio

Cuando hablamos de perros encontramos gente a los que les gustan, gente a los que no y puntos intermedios.

En el caso de los gatos lo más habitual es encontrar los dos extremos: o los adoras o los odias.

Esto es, bajo mi punto de vista, consecuencia del desconocimiento que hay sobre ellos. Yo misma, hasta hace bien poco, reconocía que los gatos me daban miedo. Me parecían seres ariscos que en cualquier momento pueden intentar atacarte.

Gatos callejeros

photo_2015-11-06_22-24-46¿A qué se debe esta idea?

Cada vez estoy más convencida de que, al menos en mi caso, influía mucho la forma de actuar de los gatos callejeros, siempre atentos a cualquier movimiento y en guardia por si necesitaban atacar.

Pero ¿Y por qué nos extraña?

Viven en la calle, buscándose la vida, y muchas veces lo que consiguen al acercarse a un humano no es nada bueno… Continuamente vemos casos de gatos apaleados, quemados y otras tantas cosas horribles.¿Qué haríamos nosotros en su situación? Lo mismo que ellos, desconfiar de todo.

Su carácter

photo_2015-11-06_22-24-57Una vez que convives con un gato cambias totalmente de opinión.

Esta claro que no son como los perros, tienen unas costumbres, unas necesidades y un carácter diferente. Pero como pasa siempre, cada animal es un mundo.

Hay gatos más cariñosos que otros, gatos más o menos habladores, más independientes o más necesitados de compañía, pero cuando sienten el cariño y atención que necesitan no hay gatos malos.

Gatos y uñas

rascadorTambién es habitual pensar que el gato por tener uñas va a destrozar toda la casa.

Esta claro que el gato tiene uñas y que necesita afilarlas. Si no encuentra nada mejor lo hará donde mejor le plazca. Por ello debemos facilitarle lugares donde hacerlo que sean agradables para él y para nosotros.

Para ello existen en el mercado montones de rascadores de todos los tipos y tamaños, de lo cual hablaremos más adelante en profundidad.

Resumiendo…

Existen muchas ideas erróneas sobre los gatos que cambian radicalmente una vez que convives con uno, tal y como me ha pasado a mi.

Los gatos, al igual que los perros, tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Pero no podemos estigmatizarlos solo por las ideas equivocadas que siempre han existido sobre ellos.

Una vez que convives con ellos te das cuenta de que son seres adorables que solo necesitan un poco de cariño.

Y vosotros ¿qué opináis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *