Los riesgos de la anestesia en perros y gatos y su control

Muchas intervenciones realizadas a nuestros perros y gatos suponen que tengan que pasar por una anestesia, incluyo aquellas tan sencillas como una limpieza dental.

Un correcto control antes, durante y después de la misma garantizará que se minimicen los riesgos y que la vida de nuestro peludo no corra peligro pero actualmente sigue habiendo clínicas que no realizan estos protocolos.

Entrevista a Emily Badaraco

Hoy hablamos con Emily Badaraco, ATV en la clínica felina Gattos, sobre los riesgos de la anestesia y los controles que se deberían de realizar. De esta forma, esperamos que podáis diferenciar las clínicas que actuan correctamente porque como bien nos decía ella:

»Las cirugías “baratas”, recortan en seguridad y bienestar del paciente. Nunca debemos someter a nuestros bichines a una cirugía sin realizar antes un examen prequirúrgico. »

¿Qué riesgos supone la anestesia para un animal?

Las anestesias producen efectos sobre los organismos, tanto humanos como animales, estos efectos pueden preverse y controlarse según qué casos, pero otros no, como reacciones adversas a anestésicos u otros fármacos utilizados en el procedimiento, por tanto, siempre hay que contemplar estas complicaciones, aunque sean muy poco frecuentes.

¿Qué animales son los que corren más riesgo al someterse a la anestesia?

Los pacientes inestables, con patologías sistémicas no controladas. La edad no tiene por qué ser un agravante en la aparición de complicaciones durante la anestesia.

¿Qué debemos tener en cuenta antes de someter a un animal a la anestesia? ¿Qué controles se deberían hacer?

Siempre se debe hacer un estudio preoperatorio, que consistirá en una serie de pruebas en función del paciente , principalmente un análisis de sangre básico, con hematología y bioquímica, donde controlamos que no haya infecciones o anemias por ejemplo, o que la función hepática y renal no estén alteradas.

La radiografía de tórax es esencial, para descartar patologías pulmonares que puedan conllevar complicaciones respiratorias durante la anestesia y para ver el corazón, y detectar anomalías.

Otras pruebas como la ecocardiografía en pacientes con soplos, o ciertas razas predispuestas como Maine Coon, Persa, Exótico, British, Sphynx y por supuesto el Común Europeo, son muy importantes también.

¿Y durante la operación?

Afortunadamente disponemos en la actualidad de equipos (más o menos sofisticados) capaces de monitorizar las constantes vitales del paciente.

Fundamentalmente controlamos la actividad eléctrica del corazón, la frecuencia cardíaca, la saturación de oxígeno en la sangre, el Co2 espirado, la Frecuencia respiratoria, la temperatura y la tensión arterial.

¿Por qué es importante que el animal se quede ingresado hasta que despierte por completo?

Como hemos dicho antes, los efectos de la anestesia deben ser monitorizados durante el procedimiento y después, en el postoperatorio, ya que la recuperación es una fase de todo procedimiento anestésico. La anestesia acaba con la recuperación del paciente. Un despertar apacible y sin dolor es la principal razón de este ingreso.

¿Es necesario tomar estas medidas aunque sea una anestesia leve como la necesaria para una limpieza bucal?

Aunque sea una anestesia de corta duración, siempre debemos realizar el prequirúrgico (conocer el estado clínico actual) y monitorizar al paciente.

¿Qué precauciones debemos tomar antes de la anestesia? (Ayuno, etc)

En función del acto quirúrgico o procedimiento el veterinario te indicará cuantas horas de ayuno son necesarias, unas veces se necesitará más tiempo que en otras.

¿Cómo es la recuperación de la anestesia?

Cómo debería ser más bien! Apacible, en un ambiente relajado y sin ningún dolor. Eso es lo ideal. Cuando el paciente va recuperando la consciencia, encontrarse cómodo, sin molestias y en un ambiente seguro y tranquilo, le ayudará a recuperarse más rápidamente.

Lo barato puede salir muy caro

Cuando tengas que someter a tu animal a una esterilización, una limpieza bucal o cualquier otra intervención ten en cuenta todo lo que hemos comentado en esta entrevista.

Cuando hablamos con el veterinario sobre la operación no debemos centrarnos en el precio, si no conocer el procedimiento que seguirán en la clínica elegida para saber que nuestro perro estará bien controlado en todo momento.

Es comprensible que nos preocupemos por el coste que puede suponer un tratamiento veterinario, pero debemos de tener en cuenta que la vida de nuestro animal está en las manos de ese profesional.

Aprovecho para agradecer a Emily su ayuda con esta entrevista y, si os interesa la clínica felina, os animo a seguir su perfil de Instagram en el que cuelga información muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *