¿Cuales son las enfermedades más comunes del Bulldog Inglés y como prevenirlas?

Ya hemos visto en otras ocasiones que las razas braquicefálicas tienen tendencia a sufrir algunas enfermedades más a menudo que el resto de perros.

Está propensión hace que en muchos casos estos perros tomen bastante medicación pero ¿Y si en algunos casos esto se podría controlar con remedios naturales?

¿Cuales son las enfermedades más comunes del Bulldog Inglés?

Problemas de ojos

Las arrugas que tienen alrededor de los ojos hacen al Bulldog Inglés propenso a sufrir enfermedades oculares siendo las más habituales el ojo de cereza y los problemas en párpados.

El Ojo de cereza se produce por el prolapso de la glándula nictitante y suele ocurrir cuando el tercer párpado es débil. Para corregirlo, en muchos casos, será necesario recurrir a la cirujía.

Por otra parte los párpados pueden estar vueltos hacia dentro (Entropión), causando irritación por el roce de las pestañas, o hacia fuera (Ectropión), haciendo que cuelgue el párpado inferior.

Problemas de piel y alergias

La piel de los Bulldogs es muy sensible y las arrugas que tienen a lo largo del cuerpo complican su cuidado. Además, es un animal con tendencia a sufrir alergias alimentarias que también afectan a la piel y el pelo.

Problemas respiratorios

El paladar blando elongado junto a la estrechez de las fosas nasales hace que a menudo el Bulldog Inglés no pueda respirar de forma adecuada causando ese ruido tan característico que hacen muchos al respirar asi como los ronquidos.

Esto se puede complicar si sufre dificultad respiratoria, ante lo que tal vez sea necesario plantear una solución que implique cirugía.

Esta dificultad respiratoria los hace más propensos a sufrir golpes de calor que el resto de perros, por lo que es importante extremar precauciones en verano.

Displasia

La displasia es una enfermedad hereditaria y degenerativa que puede afectar a distintas articulaciones como la cadera, el codo o la rótula y puede generar muchos problemas de movilidad en el perro.

Es importante tomar medidas desde que se detecta el problema como añadir a la dieta condroprotectores o incluso la cirugía si fuese necesario porque con la edad irá empeorando.

Torsión de estómago

La torsión de estómago se produce cuando el estómago gira impidiendo que la comida salga y que la sangre circule correctamente. Si no se actúa rápidamente es una enfermedad mortal.

Ante un caso de torsión notaremos que el perro está inquieto, intenta vomitar sin éxito o vomita espuma blanca y tiene la barriga hinchada y al dar unos toques suena como un tambor.

¿Cómo ayudar a prevenir estos problemas?

En ocasiones no quedará otra opción que administrar medicación o pasar por quirófano, pero si podemos evitarlo empleando remedios naturales mucho mejor. Veamos unos ejemplos.

Alimentación

La alimentación influye muchísimo en la salud de nuestro perro por lo que elegir correctamente el pienso o una dieta natural puede ahorrarnos muchos problemas.

Si optamos por un pienso, debemos buscar aquellos elaborados principalmente con carne y pescado de primera calidad, huyendo de subproductos, y evitaremos los cereales sobre todo si el perro es alérgico.

Comprobaremos que no incluyan colorantes, saborizantes ni conservantes artificiales y si nuestro perro sufre algun problema de salud concreto podemos buscar aquellos con complementos naturales para ayudarle como por ejemplo la glucosamina y condroitina para problemas articulares.

La dieta natural, BARF o cocinada (nunca huesos cocinados), nos permitirá ajustar los ingredientes y complementos a las necesidades de nuestro perro en cada momento.

Para administrar este tipo de alimentación mi recomendación es que te informes bien primero sobre los porcentajes adecuados y como hacer la transición. Nosotros estamos alimentando a Lucca de esta forma y estamos muy contentos con los resultados.

Higiene

La higiene es algo básico en cualquier perro pero además, en aquellos que sufren problemas de piel y de ojos como los Bulldog, se vuelve algo imprescindible.

Es importante cepillar a menudo a nuestro perro para ayudarle a eliminar el pelo muerto y mantener la piel sana. Además, cada cierto tiempo debemos darle un baño para eliminar la suciedad.

La frecuencia dependerá de nuestro perro y de los hábitos que llevemos pero lo esencial es buscar un buen champú. Bañar a nuestro perro con un champú que no sea adecuado puede ocasionarle problemas en la piel y en el pelo.

También debemos cuidar el higiene de los ojos y de los oídos para evitar problemas como los que hemos visto antes así como conjuntivitis y otitis.

Ejercicio diario

El ejercicio es necesario para todos los animales, les ayuda a mantenerse en forma y a evitar problemas de salud. En el caso del Bulldog Inglés, aunque no sea un perro que podamos llevar a correr por ejemplo, debemos realizar sus tres paseos diarios en los que puedan realizar actividad física y de olfateo y uno de ellos de ser de al menos media hora.

Es muy importante mantener esta rutina porque les ayudará a mantener una musculatura fuerte que evite problemas de movilidad y además es esencial para su salud emocional ya que ayuda a reducir el estrés y evitar problemas de conducta.

Control de peso

Al igual que nos ocurre a los humanos, un exceso de peso afectará a las articulaciones y al sistema respiratorio de nuestro perro (Además de al estado de salud general).

Esto, en el caso del Bulldog Inglés que tiene tendencia a padecer este tipo de dolencias, cobra especial relevancia.

Para mantener el peso bajo control volvemos a mencionar dos de las recomendaciones anteriores: Una alimentación de calidad y un ejercicio físico adecuado.

Más vale prevenir que curar

Si convives con un perro es esencial realizar visitas periódicas al veterinario y cuidar su estado de salud previniendo posibles enfermedades. Esto es muy importante cuando el perro en cuestión tiene tendencia a sufrir algunas dolencias en concreto, como es el caso del Bulldog Inglés.

Estas pequeñas pautas que hemos visto no son milagrosas y puede que tu perro deba seguir tratamiento veterinario, pero si que ayudarán a evitar algunas complicaciones.

¿Compartes tu vida con un Bulldog Inglés? Si quieres dejarnos algún consejo adicional te animo a hacerlo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *