En busca de la bandeja sanitaria perfecta

Como todos los dueños de gatos sabemos, nuestros mininos suelen ser muy exigentes a la hora de escoger sus complementos. Por mucho dinero que nos gastemos en un juguete, una cuna o un rascador, si no le gusta te lo hará saber rápidamente pasando completamente de él.

En el caso de las bandejas sanitarias ocurre lo mismo, luego veremos unos tips en los que todos los gatos suelen coincidir, pero cada uno es un mundo.

Tipos de bandejas sanitarias

Descubiertas

Suelen ser las preferidas de nuestros catos. Consiste únicamente en una bandeja con los bordes elevados donde echar la arena. La ventaja es que es más cómoda de limpiar para mi gusto y suele gustar más a nuestros gatos, pero como desventaja diré que si nuestro gato es experto en tirar la arena fuera, con este tipo de bandejas nos pasaremos el día con la escoba en la mano.

Para evitar esto podemos encontrar algunas que tienen una parte más baja para que nuestro gato entre cómodamente y el resto de los laterales más altos para evitar que la arena salga volando.

Cubiertas

Dentro de las bandejas cubiertas debemos tener mucho cuidado con el espacio, ya que si es muy pequeña nuestro gato pasará de ella. Como ventajas podemos decir que evitan los olores, ya que suele tener un filtro en la parte superior, y evita en parte la salida de arena. Como desventajas, suele costar más limpiarla y a muchos gatos no les gustan.

Dentro de las bandejas cubiertas podemos encontrar algunos modelos donde la entrada se encuentra en la parte superior. Esto puede ser muy útil cuando convivimos con un perro y un gato y al primero le atraen las cacas del gato. Al tener la entrada arriba no tendrá acceso al contenido de la bandeja evitándonos disgustos desagradables.

Automáticas

Esto no es un tipo de bandeja sanitaria como tal, pero yo tengo muchas ganas de probarlas por la buena pinta que tienen. Estas bandejas tienen un sistema que permite separar los desechos de manera mucho más fácil.

Son interesantes sobre todo para los que usamos arenas aglomerantes, ya que en un par de pasos tendremos todos los desechos separados de la arena limpia y listos para tirar a la basura. Estos modelos podemos encontrarlos tanto en bandejas abiertas como cerradas.

Requisitos del arenero que a nuestro gato suelen gustarle

  1. Bandeja sanitaria descubierta
  2. Con bordes bajos para facilitar la entrada y salida
  3. Debe haber tantas bandejas sanitarias como gatos haya en casa más una. Es decir, si tenemos dos gatos lo ideal es que tengamos 3 bandejas sanitarias.
  4. Situadas lejos de los comederos y bebederos
  5. Situadas en un lugar tranquilo y sin corrientes de aire

Nosotros tenemos dos bandejas sanitarias, una descubierta y una cubierta pero sin puerta. Zelda suele usar ambas por igual, aunque tiene temporadas en las que prefiere una u otra.

Zelda tiene el sistema digestivo muy sensible, por ello ha sufrido varias indigestiones hasta que hemos dado con la dieta ideal. Al principio, cuando solo teníamos una bandeja, cuando tenía dolores de tripa rechazaba la bandeja sanitaria y buscaba otros sitios en casa. Al tener las dos bandejas sanitarias, si por el motivo que sea una la rechaza temporalmente usa la otra y viceversa.

Y vosotros ¿Qué tipo de arenero usáis con vuestros mininos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *