Canicross

Empieza un nuevo año y, con él, nuevos propósitos. Nosotros nos hemos propuesto empezar a correr, con Lucca por supuesto, otro tema ya es si conseguimos cumplirlo.

¿Qué es eso del canicross?

Esta disciplina que se está extendiendo cada vez más en nuestro país consiste en algo tan sencillo como correr con nuestro perro con el equipamiento adecuado.

Este equipamiento consiste en:

  • IMG_20150309_215418Arnés de tiro: Estos arneses llevan alguna protección adicional como acolchado en las zonas del cuello y el esternón para que el perro no se haga daño cuando tire. Debemos ajustarlo bien evitando que le cause roces al correr o le dificulte el movimiento.
  • Cinturón: El cinturón se usa para evitar problemas en caso de tirones. Por ello, debe ser acolchado y suele tener una anchura de mínimo 7 centímetros para repartir la fuerza de los tirones.
  • Línea de tiro: Lo habitual es que mida 2 metros, lo establecido para competición, pero lo realmente importante es que cuente con una zona elástica que amortigüe los tirones para evitar daños tanto en nuestra columna como en la de nuestra mascota.

¿Cuándo y cómo empezar con el Canicross?

Podemos empezar a practicar el canicross con nuestro perro a partir del año o año y medio, cuando ya ha terminado de crecer. Además, antes de empezar debemos tener una serie de puntos en cuenta:

  • No todos los perros son aptos: Cada uno conoce a su perro y sus limitaciones. Ya podéis imaginar que no es lo mismo correr con un perro pequeño (chihuahua, yorkshire, etc) o braquicefálico (carlino, bulldog, etc) que con un podenco, setter o husky.
  • No fuerces a tu perro: Si el perro se cansa o no quiere seguir corriendo no lo fuerces. Es mejor empezar en sesiones cortas y que sea una actividad divertida para ambos. Debemos de estar pendientes de si muestra señales de agotamiento y controlar también sus almohadillas, que con el frió de invierno y el calor del verano pueden sufrir al salir a correr.
  • Golpes de calor: Como ya os contábamos en otra entrada, en verano debemos tener mucho cuidado y evitar pasear con nuestro perro en las horas en las que haga más calor. Esto es mucho más importante si además estamos pensando en hacer ejercicio.
  • No beber o comer justo después: Debemos evitar que nuestro perro beba mucha agua justo después de hacer ejercicio y preferiblemente que no coma nada hasta, al menos, una hora después. De lo contrario, esto unido al aire que ingiere al jadear, le puedan provocar una dilatación de estómago e incluso una torsión del mismo. Hablaremos más detalladamente de esto en una entrada posterior.

¡A correr!

Una vez que sabemos qué necesitamos, ahora solo falta empezar ¿Lo conseguiremos este año? ¡Espero que sí!

Si tienes algún consejo adicional que darnos ¡No dudes en escribirnos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *