Cómo cuidar la alimentación de tu perro

Nuestro perro es nuestro mejor amigo, nuestro compañero, y como cualquiera de nosotros merece la mejor de las alimentaciones. Productos que tengan todo lo que necesitan para crecer fuertes, sanos y sin preocupaciones.

Pero como es evidente, preocuparnos por la alimentación de nuestro perro no es una tarea sencilla y hay una serie de factores importantísimos que no debemos dejar de tener en cuenta.

Por supuesto, la mejor opción será siempre la de consultar a un profesional cualificado en nutrición veterinaria que nos dirá lo que es mejor en materia de alimentación. Aún así, aquí te dejamos una serie de consejos básicos.

¿Cada cuánto debo alimentar a mi perro?

Una duda habitual a la hora de cuidar la alimentación de nuestro perro es cada cuánto darle comida. Dependiendo de la edad que tenga sus necesidades alimenticias son completamente diferentes y es preciso saber cuál es la frecuencia adecuada.

En el caso de los cachorros hasta los cuatro meses es recomendable darle de comer unas cuatro veces al día. Una vez que el perro haya alcanzado los cuatro meses, deberá comer tres veces hasta los ocho. De los ocho al año y medio, podemos reducirlo hasta dos dosis y, una vez que nuestro compañero ha alcanzado la edad adulta, podemos pasar a darle de comer una vez al día aunque nosotros recomendamos continuar dividiéndolo en dos o tres tomas.

¿Debemos comprar la comida o hacerla nosotros mismos?

Los menús preparados en casa, como por ejemplo la dieta BARF, son una muy buena opción si seguimos las pautas marcadas por un profesional formado en nutrición animal. Pero si no lo hacemos de manera adecuada podemos poner en riesgo a nuestro perro, por lo que un pienso de calidad será más recomendable dado que contienen todos los nutrientes esenciales.

Estos nutrientes los podemos encontrar de forma balanceada si optamos por un buen pienso. Un buen ejemplo de esto es el pienso para perros de Acana cordero y manzana, en el cual podremos encontrar todos los nutrientes sin condimentos ni excesos, que podrían perjudicar gravemente su salud.

En general, cuando preparamos nosotros nuestra propia comida para perros sin la formación necesaria, lo que ocurre es que puede haber carencias o excesos y difícilmente le daremos a nuestro fiel compañero la alimentación completa y equilibrada que se merece.

Ni que decir tiene que también es un gran error darle de nuestras sobras, puesto que podemos causarle graves problemas estomacales sobre todo si estas incluyen huesos cocinados que se astillan fácilmente, mejor confiar en los alimentos diseñados por profesionales que hacer experimentos caseros.

¿Cuánto debe comer mi perro?

Otra pregunta que todos nos hacemos es la cantidad de pienso que debe consumir nuestro pequeño amigo, algo totalmente dependiente de su edad, tamaño y actividad física. Actualmente tenemos en el mercado alimentos específicos para cada tipo de perro, ya sean cachorros, adultos, grandes o pequeños.

Respecto a la actividad física, lo conveniente es que nuestro perro haga ejercicio varias veces al día, pero siempre vendrá influenciado por su tamaño y su raza. Algunos perros son especialmente activos, por ejemplo los que tradicionalmente se han usado para la caza o el pastoreo.

Si no les damos la actividad que merecen, pueden acabar teniendo lesiones o teniendo problemas de comportamiento, cosa que no nos interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *