Las aventuras de Lucca la loca, el embarazo

Desde que Lucca fue recogida de la calle visitó tres veterinarios: el de mi amiga, el de la protectora de Málaga y el nuestro; pero no fue hasta una semana después de estar en casa que nuestra veterinaria se dio cuenta de que tenía la tripita un poco más hinchada. Descartó un embarazo porque Lucca era muy joven

Foto 09-02-14 20 47 54 (1)
Lucca recién recogida

aún y tenia las mamas normales. Aún así quedamos en volver en una semana para hacer un seguimiento.

En esa tercera visita fue cuando empezamos a preocuparnos, ya que la tripa había vuelto a crecer y Lucca se tensaba cuando intentaban palparle, por ello nos recomendó hacer una ecografía.

Así nos confirmaron la noticia, Lucca estaba embarazada. Además, nos dijeron que el embarazo estaba muy avanzado, le quedaban unos 10 días para el parto.

Cuidados durante el embarazo

Lo primero que hicimos fue quitar el racionamiento de pienso. Cuando llegó pensábamos que estaba bien de peso pero no era así, ya que el embarazo tapaba su delgadez. Tenía que recuperar en esas dos semanas todo el peso posible para poder alimentar también a los cachorros.

IMG_3579
Una semana antes del parto

Nosotros notamos, antes de saber que no venía sola, que era muy ansiosa con la comida,pero pensábamos que era por haber estado en la calle buscándose la vida. El primer día que le dimos de comer todo lo que quiso ¡Se comió la ración de 4 días!

La ultima semana antes del parto dejó de comer y no quería ni probar el pienso. Tuvimos que ir mezclando el pienso con arroz o pollo para que comiese, ya que tenía que coger fuerzas para lo que venía.

Además empezamos a tener más cuidado con los paseos, Lucca es una locuela y aunque conviene que durante el embarazo se mantengan activas hay que tener cuidado con los esfuerzos y las burradas que tanto les gustan hacer.

Preparación para el parto

Tuvimos que preparar el paritorio, y lugar donde luego estaría ella con sus cachorros, por lo que pedimos que nos hiciesen un cajón de madera. Esta debía ser suficientemente alta para que los cachorros no pudiesen salir fácilmente, pero con una parte un poco más baja para que Lucca pudiese salir con facilidad.IMG_3592

Cubrimos el suelo con periódicos, para que no se humedeciese la madera con los líquidos en el parto, y por encima lo tapamos con sabanas para que estuviese más cómoda. Después del parto fuimos haciendo más modificaciones que os contaremos más adelante.

El comienzo del parto

Todo el mundo nos decía que íbamos a saber cuando estuviese de parto, pero desde el día 14 después de la ecografía ya estábamos de los nervios. Ese viernes fuimos a una revisión con nuestra veterinaria y le midió la temperatura. Estaba por debajo de los 37º, lo que es una de las señales de parto, podía empezar en cualquier momento.

Pero Lucca seguía tan tranquila… No quería mas que jugar y correr.

IMG_3624Después de un fin de semana pendientes de cada movimiento, el domingo a la hora de la siesta se levanto y el suelo estaba cubierto de líquido. Temiendo que hubiese roto aguas fuimos corriendo a la zona que teníamos habilitada para el parto y estuvimos allí desde las 5 de la tarde hasta las 2 de la mañana, y Lucca seguía tan pancha. (El liquido que encontramos era pis, que con la barriga tan hinchada ya no lo controlaba cuando dormía).

Y así estuvimos hasta el miércoles… Con visitas diarias al veterinario y con poca novedad.

Pero el martes por la noche ya me di cuenta que algo pasaba… Lucca empezaba a intentar buscar rincones, se tumbaba en sitios extraños y finalmente entro en el cajón que habíamos preparado para el parto y de vez en cuando le entraban tembleques.

Al día siguiente seguía igual, pero sin dilatar y sin leche, por lo que nos dijo la veterinaria que si en un par de horas no empezaba el parto habría que repetir la ecografía por si había problemas.

¡Pero no fue así! Después de la revisión de la veterinaria y viendo que iba para largo me fui a trabajar (justo al lado de donde ella estaba, ventajas de los pueblos). Y cuando volví al cabo de media hora ¡Ahí estaba el primer cachorro!

Una vez que llegué Lucca se relajo de golpe y continuó con el parto, que ya os contaremos como fue en otra ocasión.

Consulta a un veterinario y esteriliza

Si os encontráis en una situación como esta lo mejor es que acudáis a vuestro veterinario habitual y os haga un seguimiento del embarazo. Él os aconsejara sobre todos los cuidados que vuestra perra necesitará.

Para evitar estos sustos además lo mejor es esterilizar. Más adelante os contaremos todas las ventajas que esto conlleva a parte de evitar embarazos indeseados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *