Descubre cuáles son los parásitos internos más comunes en perros

Al hablar de la desparasitación de nuestro perro solemos dar mucha importancia a los parásitos externos como pulgas y garrapatas porque son fácilmente detectables a simple vista, pero no debemos olvidar los parásitos internos que pueden ocasionarle daños graves y en ocasiones también pueden transmitirse a las personas.

¿Cuáles son los parásitos internos más comunes?

Los gusanos redondos

Los gusanos intestinales redondos o ascáridos son los más habituales ya que los huevos se eliminan en las heces de los perros afectados y, por ello, es muy fácil que nuestros perros se contagien en sus paseos por el parque.

Estos gusanos suelen alojarse en el intestino causando problemas digestivos pero también pueden pasar a los pulmones provocando tos y neumonía. Además, estos gusanos pueden afectar también a las personas pudiendo provocar ceguera en el caso más grave.

Gusanos látigo

Los gusanos látigo se alojan en el intestino grueso de nuestros perros donde se adhieren a las paredes y se alimentan de su sangre. A la larga pueden ocasionar diarreas con sangre, anemia y pérdida de peso puede afectarle de forma peligrosa si no se trata a tiempo.

Gusanos ganchudos

Los gusanos ganchudos también se alojan en el intestino de nuestro perro y expulsan sus huevos a través de las heces. Puede contagiarse lamiendo u olfateando pero también por simple contacto porque penetran en su piel. Los síntomas más habituales suelen ser los mismos que anteriormente: diarreas con sangre, anemia severa y pérdida de peso.

Estos pueden afectar a los humanos penetrando en su piel al estar en contacto con las larvas y provocando problemas de piel como picores en la zona de acceso o rastros en la piel donde esta excavando.

Gusanos pulmonares

Estos parásitos se alojan en los vasos sanguineos de los pulmones y sus larvas atraviesan las paredes siendo expulsadas con la tos a la boca desde donde las tragan y vuelven a salir con las heces. Su presencia provocará problemas respiratorios y problemas de coagulación de la sangre, pudiendo ser mortales en un 10% de los casos de infestación.

Gusanos del corazón

El gusano del corazón se transmite, al igual que ocurre con la leishmania, con la picadura de un insecto, en este caso un mosquito. Una vez producido el contagio el gusano se traslada al corazón y los pulmones afectando al flujo sanguíneo y pudiendo provocar insuficiencia cardíaca pudiendo ser mortal si no se trata a tiempo.. Algunos de los síntomas que podemos notar son cansancio, falta de aire o tos.

La importancia de la prevención

Se que insisto muuuuuchas veces con esto pero, tras ver como pueden afectar los parásitos a nuestros perros y a nosotros, podéis comprobar lo importante que es mantenerlos controlados.
Actualmente, encontramos la opción de desparasitar a nuestro perro simultáneamente de forma interna y externa con la doble protección mensual antiparasitaria.

Puedes consultar en tu veterinario por ella y, además, obtendrás un obsequio si llevas el cupón que puedes descargar en la web ”Desparasita a tu mascota”. En ella encontrarás más información sobre los parásitos internos y podrás crear un divertido recuerdo con una foto tuya y de tu peludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *