Dieta Barf para gatos, cómo podemos hacer el cambio

Solemos pensar que la alimentación natural solamente es apta para perros pero la Dieta BARF para gatos también tiene grandes beneficios. Hoy hablamos con Adrián Conde, estudiante de veterinaria especializado en alimentación natural, sobre ello.

Entrevista a Adrián Conde

Adrián Conde

Estamos acostumbrados a escuchar hablar de dieta BARF para perros pero ¿nuestros gatos también pueden alimentarse de esta forma?

Por supuesto, de hecho todos cometemos el error de centrarnos en dieta barf para perros pero recordemos que los gatos son carnívoros estrictos y con un hándicap muy importante: necesitan hidratarse a través de los alimentos. Así que realmente aún se benefician más.

¿Qué puede haber más saludable que una dieta apropiada a su especie basada en productos de origen animal de calidad y que le aportan un 70% de humedad a través de la comida?

¿Cómo será, de manera resumida, la dieta en un gato?

Los gatos en estado salvaje hacen muchas comidas en forma de pequeñas presas (ratones, pájarillos, insectos, y de vez en cuando algo más grande como algún gazapo…) por lo que estas presas tienen menos huesos en proporción que lo que podría comer un perro.

La alimentación barf pretende recuperar la comida para la cual sus organismos están diseñados y en la medida de lo posible mejorar ciertos aspectos, como el consumir alimentos más inocuos y controlados.

Al final la verdadera moda es el pienso, no hace ni 200 años que existe, y un organismo no puede adaptarse a una alimentación altamente procesada y tan diferente en ese periodo de tiempo.

Eso a la larga acaba provocando una serie de enfermedades crónicas que nos estamos encontrando en los animales: obesidad, diabetes, reacciones adversas a los alimentos… Esas patologías están provocadas por diferentes variables de las cuales la industria alimentaria del pienso no habla como son las posibles acrilamidas, los AGE, las citoquinas…

¿Qué recomendaciones das a las personas que quieran cambiar la alimentación de su gato a BARF?

Primero que se informen del cambio que van a hacer. Aunque sin duda es un cambio positivo es necesario conocer cómo hacerlo, sus pros y contras… Suele haber problemas con la alimentación Barf pero no es por culpa de esta alimentación, si no porque las cosas se hacen de forma errónea.

Hoy en día es más fácil encontrar profesionales que apostamos por una alimentación natural eliminando los ultraprocesados para nuestros animales, así que, la principal recomendación es que primero lean mucho al respecto y después, si necesitan ayuda, que contacten con nosotros para asesorarles.

¿Cómo podemos estar bien informados antes de empezar? ¿Nos recomiendas algún libro?

Hoy en día ya hay mucho más acceso a recursos en castellano en comparación cuando me inicié yo hace años. Respecto a libros, pues sin duda el mío 😁 .

He creado un ebook de alimentación natural para gatos en base a mi experiencia y las dudas de los seguidores en todo este tiempo. He recogido todo ello en una guía digital en formato pdf con varias cuestiones sobre la alimentación natural como : anatomía del gato, cantidades, ejemplos de platos, beneficios, mitos y más cositas interesantes y necesarias.

Si quieres alguno más en castellano te recomiendo el del Dr. Ian y el de Verónica Vicent, ambos son buenas opciones para libro físico.

¿Cómo hacer la transición?

Esto va a depender de la tolerancia del gato hacia los alimentos nuevos (suelen ser bastante neofóbicos). Puedes hacer una transición directamente a crudo con una dieta blanda o pasar primero del pienso a comida húmeda completa y cuando ya esté con comida húmeda completa ir introduciendo el crudo. Esta segunda opción es la que mejor suele funcionar.

¿Cómo hacer la adaptación si nuestro gato está acostumbrado a tener comida disponible 24 horas?

Hay que buscar un punto en el cual el gato se sienta cómodo y nosotros podamos llevarlo a cabo con nuestro estilo de vida. Lo ideal es que consigamos que coma su ración repartida en 3-4 veces el día para poder luego cambiarlas por barf.

Si se está mucho en casa pues este cambio puede ser más gradual empezando por más tomas y acabar en esas 3-4 y sobre todo si son gatos bastante estresables a los cambios se debería de hacer lo más progresivo posible.  

¿Cómo calcular las cantidades?

Lo ideal es hacer una serie de fórmulas que utilizamos en nutrición para calcular la energía que necesita el animal de manera diaria, pero de manera sencilla y para extrapolarlo, debemos calcular en base al peso del animal.

Le corresponderá un porcentaje entre un 3-5% de su peso en función del estilo de vida. Por ejemplo, u gato de 3,5kg indoor con actividad normal sería un 3% y daría como resultado 105 gramos al día. Luego en base a la ración total debemos calcular cuanto de cada alimento:

  • 50% de carne que sería la base de su alimentación
  • 20% de corazón por el aporte entre otras cosas de taurina, un “aminoácido” esencial para los gatos
  • 20% de huesos carnosos que van a ser fuente de calcio
  • 10% de vísceras que van a ser una bomba de nutrientes sobre todo de vitaminas

Opcionalmente se puede introducir un 5% de vegetales sobre todo por el aporte de fibra y en mi opinión no es mala opción teniendo en cuenta que no están ingiriendo presas enteras que les aportarían esa fibra a través de pelo, plumas y contenido estomacal.

Esto siempre es a modo general, es importante tener en cuenta la individualidad de cada animal y adaptarnos a él.

¿Suplementos indispensables? ¿Y si alimentamos con pienso?

Pues no soy mucho de abusar, al menos en animales sanos, pero si me tengo que quedar con algunos fijos serían:

  • El omega 3 marino de calidad, para mi es un indispensable para pienso y barf. Un potente y necesario antiinflamatorio.
  • Las algas por su aporte de yodo en el caso de Barf (sobre todo si no se dan piezas enteras).
  • Probióticos, como pueden ser el kéfir o los fermentados tanto para barf como pienso.

¿Has pensado probar la Dieta BARF con tus gatos?

gato dormido

Nosotros hemos pensado en numerosas ocasiones en cambiar a Zelda y Link a dieta BARF, sobre todo por las alergias de Zelda. No lo hemos hecho, al menos de momento, porque ambos suelen comer muchas veces al día en pequeñas raciones y son un poco raros con los cambios, sobre todo Link.

¿Has pensado probarlo con tu gato o lo has hecho? Te animo a que nos cuentes tu experiencia o nos dejes tus dudas en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *