RASCADOR

La educación del gatito

Cuando un gatito llega a nuestra casa, es tan adorable que nos olvidamos de que algún día va a crecer. Pero si queremos evitar conductas indeseadas cuando sea adulto, debemos enseñarle desde pequeño.

Hoy os voy a dar dos miniconsejos:

Juegos con las manos

Cuando nuestro gato es pequeño, nos puede parecer muy divertido ver sus pequeños ataques a nuestros brazos y piernas. Pero piensa que ese gatito va a crecer, y con él sus uñas y dientes.

GATITO BEBESi queremos evitar ataques cuando sea mayor, debemos enseñarle desde pequeño que eso no está bien. Pero, ¿Cómo lo hacemos?

Debemos usar juguetes apropiados para él en lugar de jugar con las manos. Cada gato tiene unas preferencias que iremos descubriendo poco a poco a medida que pasemos más tiempo con él. Normalmente, los juegos de caza con cañas les suelen encantar.

Si, cuando estamos jugando, nuestro gatito ataca nuestras manos o pies en lugar del juguete, debemos interrumpir el juego y hacerle ver que, si hace eso, se acaba la diversión.

Evita los castigos

Nuestro gato tiene que aprender poco a poco lo qué es correcto y lo qué no pero, ¿Cómo lo consigo?

Los castigos físicos ¡Nunca son una opción! Solo conseguiremos que nuestro gato desconfíe de nosotros o tenga un comportamiento violento.

Si nuestro gato está haciendo algo inadecuado, por ejemplo intentando tirar algo al suelo (algo muy habitual), podemos corregirlo con un sonido fuerte como un NO o un Shhh.

También podemos usar un castigo asociativo. En el momento en el que está mordiendo el cable le rociamos un poco de agua con un spray. En este caso es importante que no nos vea echarlo para que no lo relacione con nosotros si no con lo que está haciendo mal.

En cualquiera de los dos casos, lo importante es hacerlo justo en el momento en el que está realizando el comportamiento que queremos evitar.

Adaptando la casa al gatito

RASCADORDe todas formas, debemos tener en cuenta que nuestro gato es un cachorro que quiere descubrir mundo y tiene ciertas necesidades. Somos nosotros los que debemos tener precauciones: tapar enchufes, quitar cables accesibles, cerrar lavadora y horno, cubrir la vitrocerámica, etc.

Si el problema es que a nuestro gatito le da por arañar muebles o sofás, debemos entender que nuestro gato necesita realizar ese tipo de conductas. La mejor opción en estos casos es enseñarle a usar el rascador. Antes de tomar la decisión de adoptar, ten en cuenta que la llegada de un gatito a casa hará que nuestra casa se llene de complementos gatunos.

Más adelante os contaremos cómo enseñarle a usar el rascador y qué precauciones debemos tomar en una casa con gato.

¡Espero que os haya gustado! ¿Tenéis algún truquito más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *