Mi gato no quiere su nueva comida ¿Cómo acostumbrarle a los cambios?

Las preferencias de alimentación de nuestro gato dependerán mucho de como haya sido su alimentación durante los primeros meses de vida. Aunque es posible que durante algunas temporadas se alimente con el mismo pienso, es importante que se acostumbre a probar distintos alimentos para que más adelante no rechace los cambios.

Tipos de conductas de alimentación

Podemos encontrar 3 conductas en los gatos a la hora de alimentarse y ellas, como hemos comentado, dependerán mucho de lo que ha comido durante su etapa de cachorro o de su experiencia con una comida.

Neofilia: Prefieren los alimentos nuevos que no han probado antes o que hace un tiempo que no tomaban. Si se trata de pienso y lo tiene a su disposición, es posible que durante los primeros 60 días coma algo más de lo habitual pero después esto se estabilizará.

Neofobia: Rechazo de nuevos alimentos. Esto puede ser un gran problema si necesitamos cambiar la dieta de nuestro gato por algún motivo concreto ya que de entrada rechazará la nueva comida.

Aversión: Asociar un alimento con algo negativo. Esto puede serles útil en la naturaleza para rechazar aquellos alimentos que les sientan mal, pero en casa puede ser un fastidio… Por ejemplo, si nuestro gato sabe que siempre le damos la medicación con jamón York, optará por no comerlo nunca.

Cambios de alimentación

Puede que, por motivos de salud o porque hemos encontrado un alimento que nos convence más, deseemos o debamos cambiar la alimentación de nuestro pequeño felino varias veces a lo largo de su vida pero esto se complica si muestra un comportamiento de Neofobia.

Por ello, lo ideal es que le acostumbremos desde pequeño a probar distintos tamaños de pienso, distintas texturas de latas (paté, carne, etc) e incluso alimentación cruda si tenemos pensado que un día acepte la dieta BARF. Pero no debemos desesperar si ya es adulto y nos encontramos con este problema, podemos intentar de varias formas habituarle a la nueva comida:

  • Ofrecerle el alimento varias veces al día y retirarlo después
  • Darle a probar en la boca, a veces tras probarlo y encontrarlo apetitoso se animan a comer
  • Untar un poquito en la pata (en el caso de comida húmeda) para que lo pruebe
  • Nuestro gato prefiere los alimentos que se encuentran entre 30º-35º de temperatura, por lo que podemos ayudarnos también de ello para hacer la nueva comida más apetecible.

Recordad que los cambios de alimentación no se deben hacer de forma brusca. Si vamos a hacer un cambio de pienso debemos introducir primero un 25% del alimento nuevo mezclado con un 75% del anterior e ir subiendo progresivamente las cantidades hasta sustituirlo del todo.

Nuestro gato es un carnívoro estricto, por lo que es esencial elegir un pienso cuyo ingrediente principal sea carne y huir de subproductos y piensos con cereales. Si quieres más información al respecto o te quieres animar a probar la alimentación BARF te recomendamos la cuenta de Instagram de Nuestro Fiel Amigo donde encontrarás información muy interesante al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *