Mi gato se volvió loco

¿Cuántas veces hemos oído la historia del gato que se volvió loco? Seguro que tienes algún familiar, amigo o conocido al que le ha pasado y la historia es siempre parecida: un gato que convive felizmente en una casa ”de repente” comienza a mostrarse agresivo,a gruñir, a bufar…

También estamos acostumbrados a oír que los gatos destrozan la casa: cortinas, muebles, sofás… ”porque es muy malo y no aprende”. Otro de los tópicos más generalizados es que los gatos son distantes, independientes y no necesitan el cariño de su dueño.

Madre mía ¡Hay que estar loco para convivir con un gato! Entonces ¿Por qué hay tanta gente que los adora? Pongámonos en la piel del gato por un momento y analicemos las circunstancias que le pueden llevar a actuar así.

Aquí hay gato encerrado

Imaginemos que, acostumbrados a nuestra libertad de ir y venir a nuestras anchas, de repente nos encierran solos en una casa 24 horas donde solo aparece un compañero de piso durante unas horas por la noche en las cuales se dedica a ver la televisión, dormir y volver a empezar su rutina al día siguiente.

Paseas por la casa sin ningún entretenimiento: no hay libros, ni televisión, ni móvil. Lo único que dejan a tu disposición es agua y comida y algo de atención los días que tu compañero de piso no ha llegado demasiado cansado del trabajo y puede pasar un rato charlando.

¿Cómo te sentirías? Los gatos son animales que han vivido siempre en libertad consiguiendo su comida, su agua y con estimulación constante en el exterior. Esto no quiere decir que no puedan vivir en un piso, de hecho se pueden adaptar muy bien, pero necesitan esos estímulos que encontrarían en la calle.

¿Qué necesita un gato para cubrir sus necesidades básicas?

  • Alimentación de calidad. El gato es carnívoro estricto y es importante darle una alimentación de calidad y adecuada a sus necesidades si queremos evitar problemas futuros. Si lo alimentamos con un pienso de calidad baja es posible que nos encontremos a la larga con problemas de salud, siendo los más comunes los que afectan al sistema urinario.
  • Agua fresca. Nuestro gato debe tener a su disposición agua fresca y limpia durante todo el día.
  • Rascador:  Si no queremos que nuestro gato decore nuestro sofá o nuestros muebles es esencial colocar al menos un rascador en la zona principal de la casa donde pueda arreglar sus uñas y marcar su territorio.
  • Camas: Nuestro gato necesitará una zona de descanso, no hace falta una cama de lujo ya que muchas veces preferirá una caja con una manta, pero debemos dejarle su rincón para dormir y donde se sienta protegido
  • Arenero: Lo ideal es tener tantos areneros como gatos convivan en casa más uno. Es decir, si tenemos un gato lo ideal es tener dos areneros; si tenemos dos, lo ideal es tener 3.
  • Comedero y Bebedero: El comedero y bebedero deberán estar preferiblemente alejados de la zona del arenero y si están algo separados nuestro gato los aceptará mejor.
  • Juguetes: Nuestro gato es un cazador innato, los ratones y pelotas aparecerán y desaparecerán cuando menos te lo esperes y siempre deberás tener alguno de repuesto
  • Protección de ventanas: Es esencial proteger las ventanas para evitar caídas (mucho más habituales de lo que podemos pensar) con redes especiales para gatos, no sirve con mosquiteras.

Estas son unas pautas básicas pero si quieres más información al respecto sobre como gatunizar la casa y proteger las ventanas puedes echar un vistazo a los artículos específicos que hemos sobre dichos temas.

Problemas de salud

Si nuestro gato muestra un comportamiento extraño de repente lo ideal es acudir al veterinario a una revisión. Es esencial descartar lo primero problemas de salud y, si está como un roble, buscaremos otras causas.

¿Qué podemos notar?

  • Orina fuera del arenero
  • Bufa y gruñe sin razón aparente
  • Está apático
  • Deja de comer o beber
  • No orina u orina menos
  • No hace cacas, hace menos o estás son raras (color, dureza…)
  • Hace ruidos antes de ir a la bandeja

Ante cualquiera de estos síntomas o cualquier cambio de comportamiento extraño una revisión veterinaria nos ayudará a descartar que pueda estar sufriendo una enfermedad y, si es así, lo detectaremos lo antes posible evitando males mayores.

Problemas emocionales

El gato es un animal social y, como tal, necesita nuestra compañía y será sensible ante los cambios que se produzcan en nuestra casa y en nuestra vida. Si nuestro gato tiene un comportamiento extraño y ya hemos descartado un problema de salud, debemos comenzar a pensar en qué cambios hemos sufrido en los últimos meses que le hayan podido afectar.

Hay muchos factores que podemos pensar que no le afectan y sean los causantes del problema:

  • No le dedicamos suficiente tiempo a jugar con él, acariciarle o simplemente hacerle compañía
  • Han cambiado nuestros horarios
  • Pasamos menos tiempo en casa
  • Hay gente nueva en casa
  • Hemos perdido a un ser querido
  • Estamos estresados
  • Algo le produce miedo (obras en el piso de arriba, alguien que se divierte asustándole, etc)

Estos son algunos ejemplos, pero hay muchísimas cosas en nuestro entorno que pueden afectar a nuestro gato y causarle un estrés que llegue a modificar su conducta.

Ayuda a tu gato

Qué un gato se muestre arisco o agresivo no es algo normal, los gatos no se vuelven locos. En varias ocasiones he escuchado decir que ”el gato es así” porque los dueños se han dado por vencidos.

Hay gatos más o menos cariñosos, más o menos parlanchines, más o menos dependientes, pero todos ellos son animales sociales que apreciaran nuestra presencia y disfrutarán pasando un rato con sus humanos. Si nos bufan constantemente, muerden o atacan debemos acudir en primer lugar a un veterinario y, si no es un problema de salud, a un especialista en comportamiento felino que nos ayude a ayudarle pues algo está inquietando a nuestro felino.

Nuestro gato no puede hablar con nosotros pero, sin duda, se comunica de muchas formas y solo tenemos que estar un poco atentos para entenderlo. Cuando se comporta de forma rara nos está indicando que algo le pasa y está en nuestra mano ayudarle buscando el problema y poniendo solución. Un gato equilibrado y feliz será el mejor compañero que puedas encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *