Veneno y clavos en la comida, un peligro en los paseos con tu perro

A diario se publican advertencias en las redes sociales sobre zonas de paseo donde se ha encontrado comida con veneno o clavos y, hace solo unos días, encontrábamos en Perro.Shop un caso aun más extremo en el que ha fallecido un Cocker de 14 años en una peluquería canina situada en una localidad extremeña.

¿Cómo pasó?

Los hechos ocurrieron el pasado Lunes 21 de Agosto sobre las tres y media de la tarde en la peluquería ”La casa azul de Elliot” situada en un pueblo de extremadura donde se encontraban María (la dueña del negocio), sus cuatro perros y el cocker fallecido que era de unos clientes.

Los seis estaban en una de las habitaciones donde hay una ventana que en ese momento estaba abierta. La dueña de la peluquería notó que Nano, el cocker, olfateaba la ventana y al acercarse encontró restos de salchicha con clavos y anzuelos en el alfeizar de la ventana. Esto le llevó a suponer que alguno había caído dentro y el perro se lo había comido.

Rápidamente acudió a un centro veterinario pero, pese a los intentos de salvar la vida de el animal, uno de los anzuelos no pudo ser extraído a tiempo y el perro falleció.

Evitar que mi perro coma cosas del suelo

Por desgracia es cada vez más común encontrar noticias sobre veneno o comida con clavos en zonas de paseo con perros. Lo ideal sería enseñar a nuestro perro a que no coma nada del suelo, pero esto es muy complicado.

Podemos practicar de forma segura en casa pero, primero, debemos de favorecer que nuestro perro se controle ante la comida. Para ello, un ejercicio muy bueno es el de colocar su comida y enseñarle a que espere a la orden antes de comérselo o colocar chuches delante y que las coja a nuestra orden.

Una vez que tenemos ese ejercicio dominado podemos realizar el siguiente en una zona controlada:

  1. Colocamos comida en el suelo y nuestro perro sabe que está ahí
  2. Vamos paseando con él con la correa y, al acercarnos a la comida, no dejamos que la coja (no forzamos la situación si no que esperamos a que nuestro perro deje de intentar comérsela). En el momento en el que deje de prestar atención a la comida del suelo le premiamos y continuamos.
  3. Repetimos este ejercicio con correa varias veces, las que sean necesarias hasta que el perro no intente coger la comida, y después podemos practicar el mismo ejercicio sin correa (o con correa larga si estamos en exteriores no controlados).

Aun así, este ejercicio puede ser muy complicado con perros que tienen mucha obsesión por la comida (como Lucca…) y habrá veces que, siendo sinceros, no se conseguirá. En estos casos otro ejercicio que podemos enseñarles es el de soltar lo que tenga en la boca. Empezaremos practicando con juguetes y después pasaremos a practicar con comida o snacks.

Independientemente, es esencial controlar a nuestro perro durante los paseos, saber donde está en cada momento y practicar la llamada de tal forma que, en cualquier situación, acuda a nuestro lado.

Además, también nos ayudará el controlar el paseo con correa. Nosotros somos defensores de las correas multiplicación que nos permiten dar mayor o menor libertad a nuestro perro en función de la situación pero siempre manteniendo el control. Una correa flexi no nos permite ese control y será mucho más difícil evitar de forma rápida que nuestro perro coja algo del suelo.

Y vuestros perros ¿También intentan comer todo lo que pillan? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *