Cuando llega la hora de decir adiós

Hoy, 19 de Septiembre, hace dos años que Eddie cruzó el arcoíris tras 14 años siendo un miembro más de la familia. Su ausencia se sigue notando y lo seguimos echando de menos, pero poco a poco se va haciendo un poco menos doloroso y prevalecen sobre todo los recuerdos bonitos.

Este año año ha sido muy malo en nuestra familia perrigatuna de instagram, muchos amigos de cuatro patas nos han dejado. Primero fue Kiba seguida de cerca por la abuelita Capri y la pequeña Aria, que no pudo superar los problemas de salud causados por un desalmado. Se nos fue también el pequeño Karim, de forma injusta por culpa de unos dueños irresponsables, y Audrey y Lisa nos dejaron muy jóvenes, de repente y casi sin previo aviso. La pequeña Nana ha cruzado el arcoíris hace solo unos días por culpa de un cáncer que ni siquiera avisó.

¿Cómo superar la pérdida de nuestro mejor amigo?

Podría intentar hacer un listado de soluciones o pasos a seguir, me gustaría tener una respuesta para ello, pero no es así. Lo que si que puedo asegurar es que cada persona es un mundo y cada uno pasa su luto a su manera. Lo más difícil, en mi opinión, es encontrar a alguien que te entienda y con quien poder desahogarte porque para mucha gente ”solo es un animal” y no comprenderán tu pena.

A veces vemos el momento acercarse, porque nuestros peludos se van haciendo mayores y van sufriendo achaques propios de la edad, pero otras veces nos pilla de sopetón por culpa de un accidente o de una enfermedad. En cualquiera de esos casos mi recomendación es que os quedéis con los buenos momentos que hayáis vivido juntos y la tranquilidad de haberle dado una buena vida. Por desgracia, sabemos que sus vidas son más cortas que las nuestras ¡Maldita naturaleza! Pero durante todos los años que estén con nosotros podemos intentar hacerles tan felices como ellos nos hacen a nosotros y, créeme cuando te digo, que ellos se conforman con muy poco. ¡Disfruta cada momento que paséis juntos como si fuese el último!

Cuando llegue el momento, contarás con el apoyo de tu veterinario para poder orientarte e indicarte que es lo mejor. Puede que se vaya de forma natural, pero puede que tengas que ayudarle a ir ¿Cómo saber cuando a llegado el momento? Créeme, lo sabrás, y en mi opinión no es necesario alargarlo porque eso es cuestión más de nuestro egoísmo que de su bienestar. En cualquier caso, como os explica de maravilla nuestra amiga Irene en este artículo, permanece con él hasta el final.

Una vez pasado ese trance, el veterinario te recomendará que hacer y normalmente él se encargará de todo. Actualmente existen centros especializados en la incineración de mascotas que te facilitarán un certificado, algo importante sobre todo si solicitas la incineración individual para que te entreguen las cenizas después pues te dan cierta garantía. Además, cada vez están más extendidos los crematorios de mascotas que te permiten asistir a la incineración y prestan otros servicios adicionales como la selección de la urna o el apoyo psicológico a las familias.

El puente del Arcoíris

Para terminar, me gustaría dejar esta leyenda de origen anónimo dedicada a todos los que nos han dejado y en especial a Eddie:

”Hay un puente que queda entre el Paraíso y la Tierra, y se llama Puente del Arco Iris. Cuando un animal que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va al Puente del Arco Iris. Allí hay valles y colinas para todos nuestros amigos especiales, para que ellos puedan correr y jugar juntos. Hay mucha comida, agua y sol, y nuestros amigos se encuentran cómodos y al abrigo.

Todos los animales que han estado enfermos o que eran ancianos, recuperan su salud y vigor; aquellos que fueron heridos o mutilados recuperan lo perdido y son fuertes nuevamente, tal como los recordamos en nuestros sueños de días y tiempos pasados. Los animales están felices y contentos, excepto por una pequeña cosa: cada uno de ellos extraña a alguien muy especial, alguien a quien tuvo que dejar atrás. 

Todos corren y juegan juntos, pero llega un día en que uno de ellos se detiene de repente y mira a la lejanía. Sus brillantes ojos se ponen atentos; su impaciente cuerpo se estremece y vibra. De repente se aleja corriendo del grupo, volando sobre la verde hierba, moviendo sus patas cada vez más y más rápido. Tú has sido avistado, y cuando tú y tu amigo especial finalmente se encuentran, los dos se abrazan en un maravilloso reencuentro, para nunca separarse de nuevo. 

Una lluvia de besos cae sobre tu rostro; tus manos acarician nuevamente la cabeza amada, y puedes mirar nuevamente a los confiados ojos de tu mascota, tanto tiempo apartada de tu vida, pero nunca ausente de tu corazón.  Entonces los dos cruzan el Puente del Arco Iris juntos…”

1 thought on “Cuando llega la hora de decir adiós”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *