La torsión de estómago, ¿qué es y cómo prevenirla?

Hoy os vamos a hablar de un problema que puede afectar a nuestros perros y que es más común de lo que imaginamos: la torsión de estómago.

¿Por qué se produce la torsión de estómago?

El estómago de nuestros perros esta sujeto por dos ligamentos que, en ocasiones, pueden no ser suficientes y el estómago puede girarse impidiendo que la comida entre o salga y que la sangre circule correctamente. Esto causará un fallo en el resto de órganos, por lo que si no acudimos rápidamente al veterinario nuestro perro fallecerá.

La torsión es más habitual en razas grandes, pero también puede darse en perros pequeños. Se puede producir por un exceso de movimiento causado por saltos, carreras o giros bruscos (sobretodo cuando el estómago está lleno) o por una dilatación gástrica (exceso de gases en el estómago causados por la digestión).

¿Cómo podemos evitarlo?

Hay ciertas medidas que podemos tomar para evitar que nuestro perro sufra una torsión de estómago y que debemos tomar independientemente del tamaño de nuestro peludo:

  • Repartir el alimento en varias tomas diarias y evitar darle de comer a última hora de la noche. Si nuestro perro suele comer muy rápido podemos usar un comedero especial antivoracidad para que coma más despacio.
  • Evitar el ejercicio una hora antes de la comida y tres horas después y no alimentar a nuestro perro si esta excitado ni antes de un viaje.
  • Evitar que nuestro perro beba agua en exceso, sobre todo tras hacer ejercicio. Para que beba más lentamente podemos usar una fuerte o dejar el agua muy fría (de la nevera o con unos hielos)
  • No mezclar pienso con comida húmeda, deshidratada o con nuestra comida. La diferencia en el tiempo de digestión entre ambos hará que se generen gases que pueden provocar la torsión de estómago.

¿Cómo identificar una torsión de estómago?

Debemos estar atentos si nuestro perro muestra alguno de estos síntomas para llevarlo rápidamente al veterinario. En este caso, la actuación al momento es esencial para poder salvar a nuestro perro:

  • Se muestra inquieto, se queja, se mueve de un lado a otro.
  • Eructa, intenta vomitar sin éxito o sufre espasmos abdominales
  • Vomita espuma blanca
  • Mira hacía el suelo o a su estómago
  • Tiene la zona del estómago hinchada y dura y suena como un tambor

¿Conocías la torsión de estómago? ¿La ha sufrido tu perro? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *