problemas gato

Los gatos son animales maravillosos y fascinantes, pero a veces pueden presentar cambios de conducta que desconciertan a sus dueños. En este artículo, exploraremos las 10 consultas más habituales sobre problemas de conducta en el gato.

Problemas de conducta en el gato

1. Orinar fuera de la caja de arena

Uno de los problemas de conducta más comunes el gato es orinar fuera de la caja de arena. Esto puede ser frustrante para los dueños, pero es importante recordar que los gatos no lo hacen para molestar, sino porque están tratando de comunicar algo.

Puede ser una respuesta al estrés, problemas médicos o incluso la necesidad de una caja de arena más limpia. Si has cambiado la bandeja sanitaria o la arena que sueles utiliza habitualmente, debes volver a la anterior y hacer el cambio de forma progresiva.

Si no ha habido ningún cambio en ese sentido, acude a tu veterinario a una revisión para comprobar que todo esta bien y si el gato esta sano, lo más probable es que esté pasando por un periodo estresante y debas ayudarle buscando el origen de esa incomodidad y poniendo solución.

2. Arañar muebles y objetos

Los gatos tienen un instinto natural de arañar para mantener sus garras en buen estado y marcar su territorio. Si tu gato está dañando tus muebles, proporciona alternativas como rascadores y asegúrate de recortar sus uñas regularmente.

Es muy importante eliminar la marca tanto visual como olfativa de los muebles. Para ello debes limpiarlos con un producto enzimático y tapar los arañazos. Además, puedes pulverizar sobre esa superficie un spray de feromona facial.

3. Agresión hacia otros gatos o animales

La agresión entre gatos o hacia otros animales que conviven en el hogar es un problema preocupante para muchos dueños. Cuando un nuevo animal llega a casa es esencial hacer las presentaciones de forma correcta y pausada, si la cosa se complica puedes consultar con un etólogo que te ayude con ello.

Si los animales ya convivían en armonía y de repente aparece un conflicto entre ellos, lo primero que habrá que revisar es que todos se encuentren bien de salud. Si alguno tiene dolor ese puede ser el origen del problema.

4. Maullidos excesivos

Los gatos son comunicativos por naturaleza, pero los maullidos excesivos pueden indicarnos que algo le pasa. Si has notado que tu gato maúlla más de lo normal, que ha cambiado el tono, que lo hace por la noche… debes revisar que todo esté bien.

5. Comportamientos destructivos

Ya hemos visto que los gatos tienen necesidad de arañar, pero cuando no se encuentran bien este comportamiento se puede volver compulsivo y llegar a destrozar los rascadores o los muebles. Además, un gato con problemas de salud o de estrés puede mostrarse mucho más activo y durante sus carreras romper algún objeto delicado.

6. Comportamiento obsesivo-compulsivo

Algunos gatos desarrollan comportamientos obsesivo-compulsivos, como lamerse en exceso o perseguirse la cola. Estas conductas pueden ser señales de estrés o aburrimiento o deberse a molestias de algún tipo. Consulta a un veterinario o especialista en comportamiento para evaluar la situación.

7. Rechazo de la comida nueva

Es muy habitual que los gatos rechacen las nuevas texturas y nos cueste hacer cambios en su alimentación. Esto se debe a una conducta habitual en los gatos denominada Neofobia: rechazo de las novedades.

Esto se puede prevenir ofreciéndole distintos tipos de comida y sabores desde pequeños, pero si ya es adulto también puedes acostumbrarle poco a poco como te contaba en este artículo.

8. Miedo o ansiedad

Los gatos pueden sufrir de miedo o ansiedad debido a cambios en el entorno, visitas al veterinario o experiencias traumáticas. Proporciona refugios seguros, juega con tu gato y usa feromonas sintéticas para ayudar a calmar la ansiedad. Si tu gato tiene miedo a algún estímulo en concreto, lo ideal es que vayas trabajando poco a poco su habituación al mismo.

9. Marcar territorio con orina

Los gatos pueden marcar territorio orinando en lugares específicos. Esto puede ser una respuesta a la presencia de otros gatos o cambios en el hogar. La esterilización, la limpieza adecuada y la reducción del estrés pueden ayudar a controlar este comportamiento.

10. Comportamiento nocturno

Los gatos suelen ser más activos por la noche, lo que puede interrumpir el sueño de sus dueños. Fomenta un horario de alimentación y juego regular durante el día para ayudar a tu gato a dormir por la noche. También, evita jugar con él cuando esté activo por la noche porque estarás fomentando esa conducta.

Prevenir los problemas de convivencia

Los gatos son animales muy especiales y no muestran su incomodidad, ya sea por problemas de salud o de estrés, de forma sencilla. Para detectar que algo no va bien debes estar atento a sus cambios de comportamiento que al principio serán muy sutiles. Cuanto antes lo descubras y tomes medidas, más fácil será solucionarlo.

Si quieres conocer mejor a tu gato, sus necesidades, su forma de comunicarse y cómo detectar que algo no va bien, he recogido toda esa información en un mismo lugar: mi nuevo libro. Además, todos los compradores tendrán acceso a un grupo privado donde resolver dudas sobre el mundo felino.

por Celia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: