Signos gato enfermo

Signos que pueden alertarnos de que nuestro gato está enfermo

Aunque un gato esté enfermo suele ser muy complicado detectarlo porque son expertos en ocultar el dolor. Sin embargo, conocerlo bien y saber comprender su lenguaje puede ayudarnos a saber que algo va mal antes de que sea demasiado tarde.

Signos de que nuestro gato está enfermo

Ojos de gata

Los gatos son animales de rutina y si algo les incomoda o molesta es probable que estas se vean alteradas. Pero concretamente ¿En qué podemos fijarnos para detectar algún problema?

Reducción o aumento de la actividad diaria

Es normal que los gatos al hacerse adultos y posteriormente al hacerse senior cambien su nivel de actividad, pero esto es algo progresivo. Si notamos que nuestro gato de repente deja de jugar y pasa más tiempo durmiendo, lo ideal es visitar a nuestro veterinario para hacer un chequeo.

Por otro lado, si nuestro gato comienza a estar más activo de lo normal, corre sin parar por la casa, duerme poco… También deberíamos realizar un control preventivo.

Vocalizaciones

El maullido es un sonido que está dirigido a los humanos y hay algunos gatos más parlanchines que otros. Normalmente, las personas que convivimos con gatos conocemos lo que nuestro gato quiere decirnos con cada sonido.

Si nuestro gato comienza a maullar más de lo habitual o notamos un cambio en el tono de los maullidos puede ser que tenga alguna molestia o que se sienta incómodo por algo.

Acceso a distintas zonas de casa

Los gatos suelen ser grandes amantes de las alturas y muchos prefieren descansar en zonas elevadas. Otros sin embargo duermen a nivel de suelo, pero de vez en cuando suben a mesas o estanterías.

Si notamos que nuestro gato deja de hacerlo y está continuamente por el suelo es posible que tenga un problema articular que le provoque molestias al saltar.

Eliminación inadecuada

Algunos gatos son muy especiales al usar el arenero y la arena y si los modificamos puede que empiecen a orinar o defecar fuera de la bandeja sanitaria. Si no hemos hecho ningún cambio en las mismas y nuestro pequeño felino busca otros lugares para hacer pis y caca debemos plantearnos que algo le está molestando.

Modificaciones en la alimentación

Los gatos en la naturaleza suelen hacer muchas comidas pequeñas a lo largo del día. Por eso, desde el punto de vista del comportamiento, lo ideal es dejar pienso a su disposición 24 horas y que ellos se gestionen. Si nuestro gato deja de comer o come más de lo habitual puede indicarnos que no se encuentra bien.

Cambios en el carácter

Cuando un gato tiene dolor puede estar más agresivo con otros animales o personas de la casa. También podemos notar que esté más esquivo y no quiera contacto. En estas situaciones se pueden generar conflictos entre animales que siempre han convivido en paz.

Estereotipias

Los gatos que tiene problemas de salud o están estresados pueden generar estereotipias, movimientos repetitivos. Uno de los más comunes en el gato es el lamido excesivo de ciertas zonas. En ocasiones no lo apreciamos directamente por el lamido si no porque algunas partes del cuerpo empiezan a quedarse sin pelo.

Lo más habitual es que sean las patas y la barriga, pero si el exceso de lamido se produce por dolor en una zona concreta la falta de pelo puede aparecer en cualquier parte del cuerpo del gato.

Descartar que nuestro gato esté enfermo

gata calicó

Estos comportamientos que hemos visto, y cualquier otro cambio que podamos notar en la conducta de nuestro gato, puede estar provocado por una molestia física o emocional.

El primer paso siempre es acudir a un veterinario para descartar cualquier problema de salud. Si todo está correcto, podemos empezar a pensar que nuestro gato está estresado. En este caso debemos detectar el origen de esta incomodidad y poner solución. Para ello podemos buscar ayuda de un etólogo.

¿Has detectado alguna enfermedad en tu gato por ligeros cambios en la conducta? A nosotros nos paso con Zelda y su artrosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.